Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Historia Digital’ Category

Consulte la base de datos de la biblioteca Digital, alojada en la página de la Biblioteca Nacional de Colombia, donde se pueden encontrar Exposiciones virtuales, documentos digitalizados, algunos “tesoros” como El Carnero, y Colecciones temáticas (Mapoteca, Video Arte, Colección Samper Ortega), Libros Digitales, Música, revistas, un Laboratorio Digital, entre otros servicios de infromación que le harán pasar un rato divertido.

Consulte la Biblioteca Digital

 

Anuncios

Read Full Post »

Editorial de El Espectador 20130624

http://www.elespectador.com/opinion/editorial/articulo-429597-votar-historia

“Esto fue apenas un experimento. Al votar la historia se corre ese riesgo, y resulta útil para medir qué tan relacionadas están las personas con el pasado. No queremos criticar al expresidente. Sin embargo, no pensamos que él sea el Gran Colombiano de la historia. Y no porque le falten méritos (eso es harina de otro costal), ni porque no creamos que su obra quedará en un pedazo del tren de la historia. Pero creemos que su personalidad y su manera de concebir la institucionalidad democrática están lejos de ser las más importantes para los colombianos.”

Y Usted, colombiano, ¿Qué opina?

Read Full Post »

Fuente: Ministerio de Cultura

El Ministerio de Cultura, como parte del programa ‘Memoria Literaria Nacional’ del Grupo de Literatura de la Dirección de Artes, conmemora en 2011 el Año Rufino José Cuervo, dedicado al centenario del fallecimiento de este gran escritor y filólogo bogotano.

Así lo determina la Resolución No. 0096 del 28 de enero de 2011, por medio de la cual el Ministerio de Cultura declara el 2011 como Año de Rufino José Cuervo, para honrar su memoria, promover su obra y fomentar la divulgación de su vida, como ejemplo para las nuevas generaciones de colombianos.

Elvira Cuervo de Jaramillo, gestora de esta gran iniciativa que apoya el Ministerio de Cultura, aseguró que “es muy importante llegar a las nuevas generaciones destacando la figura de Rufino José Cuervo, quien dedicó su vida a estudiar, a modernizar y a volver contemporáneo la lengua de Castilla. No solo en Colombia, sino además en todo el mundo hispanoparlante se debe reconocer a Cuervo como el artífice del buen español que nos une a todos”.

Las actividades del ‘Año de Cuervo’ que comenzarán oficialmente con la programación del II Festival de la Palabra y finalizarán en 2012, incluyen la publicación de un libro que escribirá Fernando Vallejo sobre Rufino José Cuervo, el cual se imprimirá en una edición restringida en la Imprenta Patriótica del Instituto Caro y Cuervo (ICC) y en una edición amplia con editoriales mexicanas. Su lanzamiento se hará en el primer semestre de 2012, para conmemorar, además, los setenta años de fundación del Instituto Caro y Cuervo (1942-1912).

Sobre Fernando Vallejo, la Exministra Cuervo de Jaramillo aseguró que es uno de los más grandes admiradores de la obra de Cuervo y que en una oportunidad afirmó: “Fue el hombre más bueno que ha tenido Colombia y por eso lo llamó San Rufino José”.

Por otra parte, a través de su página web http://www.caroycuervo.gov.co y de la página digital ‘Lenguas de Colombia’, el ICC propondrá un “juego lingüístico”, al que podrán acceder estudiantes de colegio y personas interesadas en la comprensión y utilización del Diccionario de Construcción y Régimen de la Lengua Española, obra que inició Cuervo en el siglo pasado y que terminó el ICC en 1994.

De igual manera, se están adelantando los trámites con el Banco de la República para expedir un billete con la efigie de Cuervo. Detrás de esta labor está el expresidente Belisario Betancur, miembro del Consejo Directivo del ICC.

Cabe destacar que bajo la coordinación académica del ICC, el Programa Nacional de Estímulos del Ministerio de Cultura abrió este año una beca de investigación en revisión editorial y crítica de la memoria bibliográfica de Cuervo. El propósito de la investigación editorial objeto de la beca es compendiar el pensamiento científico, literario, político y humanista del filólogo con base en la obra publicada por el ICC, en un volumen que se publicará a principios del año entrante.

“El ICC pretende, a través de esta beca, hacerle un homenaje a su mentor. Se espera que en un nuevo volumen, fruto de este trabajo editorial, se compilen algunas de sus producciones y se ofrezca un aporte innovador y significativo tanto de la obra como de su autor”, afirmó Genoveva Iriarte, Directora del ICC.

El Ministerio de Cultura inició el Programa Memoria Literaria Nacional en el 2008 con el ‘Año Tomás Carrasquilla’. En 2009 conmemoró el ‘Año Obeso–Artel’, dedicado a los dos representantes más destacados de la poesía afrocolombiana: Candelario Obeso y Jorge Artel. En 2010 destacó la figura de Eduardo Caballero Calderón, en el marco del centenario de su natalicio.

Visite el sitio en: http://www.mincultura.gov.co/cuervo/

Read Full Post »

La Biblioteca Virtual Luis Ángel Arango, del Banco de la República, pone a disposición del público, una gran cantidad de información sobre los departamentos de Colombia, como ayuda para las tareas de la población estudiantil del país. Entre los departamentos figuran varios documentos y datos sobre el Cauca, en varios temas como historia, geografía, antropología, arqueología, entre otros.

Consulte este sitio AQUÍ

A continuación lea algunos apartes relacionados con la historia del Cauca:

El departamento estaba poblado por indígenas de las tribus guanacas, pijaos, pances, calotos, guaambianos y otras más, algunas de ellas han logrado sobrevivir y se organizan actualmente en resguardos indígenas.

El primer conquistador en llegar al territorio fue Sebastián de Belarcázar, en los siguientes textos puede leer el proceso de conquista de la región:

Belalcázar descubre a Popayán y funda las villas de Cali y Timaná, y prosigue en su descubrimiento En este capítulo del libro: Historia general de las conquistas del Nuevo Reino de Granada, Lucas Fernández de Piedrahita describe como fue la conquista, por parte de Sebastián de Belarcázar, de Popayán y Cali, y los conflictos con Lorenzo de Aldana.

Primera protesta: Popayán Este documento que se presenta en el libro: Lecturas de Historia Colonial II. Las leyes nuevas y su promulgación en la Nueva Granada (1542-1550), es un acta de la sesión celebrada por el cabildo de Popayán para suplicar sobre las nuevas leyes y ordenanzas recibidas, 16 de agosto de 1544.

Compendio histórico del descubrimiento y colonización de la Nueva Granada Gobierno de Lorenzo de Aldana en el sur. Vuelve al sur y funda la ciudad de Cartago, en la provincia de Quimbaya. Llega Andagoya de España á Cali por el Dagua, y es recibido como Gobernador. Sale de nuevo Robledo de Anserma al norte y descubre el valle de Aburrá, hoy Medellín. Atraviesa el Cauca, y en la provincia de Hebejico funda en 1541 la ciudad de Antioquia.

En 1540 se crea la provincia de Popayán, la cual incluía a Nariño, Belalcázar fue nombrado gobernador vitalicio de esta provincia, en 1541 los dominios fueron ampliados a la mayor parte del territorio colombiano (excepto el norte y nororiente). Durante la primera mitad del siglo XIX Popayán continuó siendo un importante centro político y comercial.

En 1919 la provincia hizo parte del departamento de Cundinamarca, en 1821 convertido en departamento del Cauca, entre 1831 y 1857 nuevamente fue la provincia de Popayán. En 1857 adquirió el rango de estado federal del Cauca, con poder sobre Pasto, Cauca, Chocó, Buenaventura y Caquetá. En 1886 fue elevado a departamento y se ratificó en 1910, los territorios anexos fueron segregados a principios del siglo XX.

Más sobre la historia del Cauca en:

Viajes por Colombia 1823 y 1824, capítulo XVII En este capítulo del libro Viajes por Colombia 1823 y 1824,Charles Stuart Cochrane describe las impresiones de su viaje por el departamento del Cauca en la segunda década del siglo XIX.

Estructura de la producción de oro en las minas de la Real Corona: Chisquío (Cauca) en el siglo XVII Artículo de Guido Barona B. sobre la formación de los enclaves mineros en el Cauca, sus aspectos sociales y económicos. Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura. No.11, 1983.

Haciendas y estructura agraria en el Valle del Cauca, 1810-1850 Artículo de José Escorcia donde estudia la hacienda como una estructura agraria heredada de la colonia. Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura. No.10, 1982.

Documentos para la historia social de Popayán en el siglo XVIII Artículo de Peter Marzahl donde se describen los aspectos de la vida social y económica de este centro regional de la América española. Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura. No. 5, 1970.

C.H. Simmonds y los comienzos de la navegación a vapor en el alto Cauca Texto de Germán Patiño sobre el desarrollo de la navegación a vapor el alto Cauca y sus incidencias en la conformación territorial.

Read Full Post »

Este blog presenta una gran cantidad de información sobre cada una de las actividades que se celebran en el Cauca con ocasión del bicentenario de la independencia, y el papel de los caucanos en este capítulo fundacional de la República de Colombia

Le invito a consultarlo dando clic AQUÍ

Read Full Post »

Este es el sitio oficial donde podrá encontrar información y documentos sobre Marc Bloch, medievalista francés (1886-1944), fundador junto con Lucien Fébvre de la Escuela de Annales. Víctima de la barbarie nazi.

Visite este interesante sitio de la Asociación Marc Bloch AQUÍ

También encontré una copia digital de su libro Apología por la historia o el oficio del historiador.

Read Full Post »

Si bien no tengo todas las herramientas de juicio para comprender totalmente la nostalgia del articulista, exalto el sentimiento que le mueve a increpar al sector de Chapinero en Bogotá respecto de su propio patrimonio. Lea este artículo en El Tiempo.

Multimedia de un ‘chapineruno’ a un barrio con mucha historia.

De las 26 salas de cine que tuvo el barrio, no queda una sola que proyecte películas. ¿Qué pasó? Respuestas de un ‘chapineruno’ y debut de un espacio de crónicas urbanas en multimedia.

Querido Chapinero: No te vayas, por favor. Hay demasiado en juego.

Y no lo digo porque muchos como yo -hablo de los ya entrados en los 40-, dejamos en tus esquinas la dulce infancia; dulce, literalmente, rebozada de marquesas en Petrona, helados de Robin Hood, ‘negros’ con kumis del Cyrano, obleas de San José, churros de la Castreña, milhojas de San Fermín, manzanas acarameladas de los carritos ambulantes. Dulce, sí.

Tampoco lo menciono por haber empeñado buena parte de la juventud en tus bares ‘noventeros’, todos tan ‘alternativos’, con esos nombres tan garbosos: Transilvania, Bol & bar, Te Veo Grave, La Flor Histeria, Ácido bar, Membrana. No. Lejos de eso.

En realidad te hago este reclamo, mitad ruego, mitad reprimenda, en nombre de los ‘chapinerunos’ de todas las épocas que en el secreto fondo supimos que tú, y sólo tú, definiste el espíritu de la Bogotá del siglo XX, por cuenta de que en tu seno, a lo largo de tantos años, se desarrolló la más bella pasión del entretenimiento: el cine.

Por eso te suplico que no partas. Porque fuiste el distrito de las grandes imágenes, del encuentro para el ‘pantallazo’. Ir a cine fue tu plan favorito. ¿No era así?

Un villorio vanguardista

También te increpo para que resistas, un poco más, por otros motivos. Porque, siendo apenas un Villorrio (así te decían en el siglo XIX), decidiste acoger esa increíble iglesia medio gótica, medio morisca, de Nuestra Señora de Lourdes, inaugurada por allá en 1875. Y eso es mucho.

O porque en 1884 tuviste el honor de ser el destino de la primera línea del tranvía de mulas de la ciudad y del país; así como de haber sido, ¡por favor!, el primer punto en Colombia con servicio telefónico: en una oficina de los hermanos González Benito que conectó con otro punto en el centro de Bogotá.

O porque en 1910, según reposa en el Archivo de Bogotá, fuiste la ruta principal del tranvía eléctrico, cuyo paradero final estaba en la Calle 67 con Carrera 13. ¿Recuerdas que el Bobo del Tranvía, ese atleta autista a quien nadie le supo el nombre, corría por tus calles detrás del coche?

O porque en los años 20, las familias del centro decidieron buscar un poco más de espacio y sus hijos -tus hijos- se convirtieron sin proponérselo en los primeros en adoptar un título que más adelante definiría a un prototipo genial: el ‘chapineruno’.

O porque en los 40, estos ya consagrados ‘chapinerunos’ forjaron un estilo de vida basado en la amabilidad, la amistad, el café y un sentido del humor chispeante que fue su impronta. Por todo esto, te pido que resistas un poco más.

Porque en tus calles, durante los 50 y 60, se pudo transitar a cualquier hora del día y la noche, luego de visitar tus famosos cafés: el Linares (49 con 13), el Amazonas (59 con 13), el Caldas (57 con 13), el Victoria (60 con 13), el Lourdes (63 con 13).

O porque en un amanecer de sábado, por allá en junio de 1968, un poco de mechudos -Libardo Cuervo, Gustavo Arenas, Héctor Mogollón, Henry Castaño, Luis Valencia, Manuel ‘V’, ‘Potocho’, ‘Alfie’ y el poeta Eduardo Zalamea- se tomó el parque abandonado de la 60 con séptima para llenarlo de música, flores y otras hierbas, y de paso asentar el movimiento hippie que luego se apropió de toda la calle 60 (de la carrera 9 a la 13) y cuya base de operaciones fue el pasaje señalado con la nomenclatura 9-65.

¿Recuerdas los nombres de esos almacenes tuyos, símbolos del flower power criollo: Las madres del revólver, Safari Mental, La canasta de besos, Las Piernas Peludas, Cannabis? “Gracias a nosotros, Bogotá y los bogotanos cambiaron de color hasta el día de hoy”, dice Gustavo Arenas.

Y vino la decadencia

Pero todo se jodió. A principios de los 80, tus calles se llenaron de vendedores ambulantes y raponeros. Tu carrera 13 se convirtió en una feria de baratijas, el tráfico reventó, el alcalde Andrés Pastrana construyó ese esperpento de la Troncal de la Caracas, los buenos cafés cerraron, se llenó de prostíbulos -hay 20 hoy, según la alcaldía de Chapinero- y de pronto hubo una invasión gay, hoy tu sello más elocuente. Por eso ahora te dicen ‘Chapigay’.

Eduardo Arias, director de la revista que lleva tu nombre, Chapinero, lo dice clarito: “Ya no hay nada qué hacer por allá, excepto ir a arreglar el celular cuando se jode”.

Pero vuelvo al celuloide, que es por lo que te escribo. ¿Sabes qué pasó con las 26 salas -las que están enumeradas en un recuadro de esta página-, las mismas que no sólo marcaron tu personalidad sino que, además, atravesaron la vida de todos nosotros, tus vecinos y habitantes?

Lamento informarte que hoy no existe un solo teatro que proyecte filmes. Aquellas salas -algunas enormes-, dijeron adiós a finales del siglo XX y principios de este XXI, porque, como ya sabrás, la fiebre del séptimo arte se trasladó a los centros comerciales. Gilberto Gallego, vicepresidente comercial de Cine Colombia, lo explica así: “La comodidad y seguridad de los centros comerciales acabó con las salas de barrio”.

Con todo, intentaré resumirte qué sucedió con algunas de las salas que marcaron tu piel: de eso se trata este multimedia que presentamos hoy en ELTIEMPO.COM, y donde todo está detallado.

Tu más viejo teatro, el Caldas (en la carrera 13 con 57), que se inauguró en 1917 y fue el gran punto de encuentro en las décadas de los 30, 40 y 50, terminó pasando porno en los 80, para luego cerrar en 1992. Hoy está en ruinas. El ‘chapineruno’ Ricardo Silva Silva, de 82 años de edad, recuerda: “En el Caldas vimos con mi hermano toda la serie de Robin Hood, con Errol Flynn. En 1940 pagábamos cinco centavos para ir a gallinero y, con otros cinco, comprábamos un cucurucho de maní, una melcocha y una ‘macaria’, que era una mogolla deliciosa”.

Billares, papelerías y luces

El Palermo, el que en 1946 inauguró el primer sistema de proyección en 70 milímetros, el que aún ostenta el récord nacional de permanencia de una película en cartelera con La novicia rebelde (18 meses y 3 días sin interrupción, en 1965 y 66), ahora es el Palermo Billar Center.

¿Recuerdas el Aladino, allá en la esquina calle 60 con 13? La sala elegante de los años 50 terminó siendo un stripteseadero y ahora es una sede de la la papelería Panamericana.

El Cinelandia, el de la 13, entre 64 y 65, del que decían que lo rondaban los fantasmas, fue el que más aguantó y cerró en 2008, para transformarse en un almacén de luces, pero ya sin estrellas.

El ‘sesentero’ Libertador de la 63, en el edificio de Seguros Bolívar, ahí en el pasaje peatonal que todavía comunica la carrera 13 con la Avenida Caracas, es hoy un tremendo ‘rumbeadero’: Vinacure.

Al teatro Americano, el más cine de barrio de todos, en la 16 con 49, es al que mejor le fue. Hoy es la sede de la Filarmónica Juvenil.

El Metro Riviera, el de las largas cortinas rojas, ¡si lo vieras!, cada sábado recibe 3.500 pachangueros en lo que se considera la mejor fiesta gay del país. Y el Scala, ahí en la 72 con 15, dijo adiós en 1995 y hoy es un complejo de canchas de fútbol 5.

¿Y el Trevi, ese que se destacó por proyectar un cine menos comercial que el de su competencia, con una clara inclinación por la producción europea? Pues desde 1993 pasó del culto al cine al culto de Dios. Actualmente es la Iglesia Pentecostal Dios es Amor.

Por último, te cuento qué fue del Astor Plaza, en la 67. El coloso de las 1.040 sillas, que hasta hace poco fue sede de Eurocine, proyectó su última cinta en 2003 y se transvistió a sala de eventos. En otras palabras, pasamos de Clint Eatswood y Gene Hackman a Tola y Maruja.

¡Ay, Chapinero querido! Tan poquito queda de ti. Ya no consigo dulces, ni viajo en trolley por la carrera 17, ni me encuentro con mis amigos, ni veo cuadras enteras de estilo inglés, ni mucho menos puedo ir a matiné, vespertina o nocturna. Sólo queda tu rumba gay.

No sé si sea irreversible. Tal vez sea simple nostalgia. De todas maneras, no te vayas, por favor.

Aquellas salas chapinerunas

1. Palermo: Calle 45, entre carreras 13 y 14.

2. Trevi: Carrera 13, entre calles 46 y 47.

3. Americano: Carrera 16, entre calles 49 y 50.

4. Nuria: Calle 50, entre carreras 18 y 19.

5. San Luis: Carrera 15, entre calles 53 y 54.

6. Cataluña: Carrera 7, calle 51, esquina.

7. Escorial: Calle 54A, entre 16 y 17.

8. Lucía: Carrera 13, entre calles 56 y 57.

9. Caldas (Prado): Carrera 13, entre 57 y 58.

10. Santa Fe: Calle 57, entre carreras 17 y 18.

11. Metro Riviera: Carrera 13 con calle 58.

12. Stella (Orión): en la 13, entre calles 60 y 59.

13. Aladino: Carrera 13, calle 60, esquina.

14. San Carlos: Carrera 13, entre calles 61 y 62.

15. Comedia: Calle 62, carrera 10, esquina.

16. El Imperio: Calle 63, entre carreras 10 y 13.

17 y 18. Chapinero I y II: Calle 63, entre carreras 10 y 13.

19. Libertador: Pasaje de la 63, entre 13 y Caracas.

20. Roma: Calle 66, entre carreras 17 y 18.

21. Cinelandia: Carrera 13, entre calles 64 y 65.

22. Royal Plaza: Carrera 13, entre calles 66 y 67.

23. Astor Plaza: Calle 67, entre carrera 13 y 12.

24. Teatro Tirso de Molina: Calle 69, entre carreras 17 y 18.

25. Chile: Calle 71, entre carreras 11 y 9.

26. Scala: Calle 72, entre carreras 13 y 14.

Cuatro ejemplos de lo que fueron y en lo que están convertidos hoy

1. Teatro Astor Plaza: El gigante de las 1.040 sillas proyectó su última cinta en 2003. Hoy, una sala de eventos.

2. Teatro Libertador: La sala del pasaje peatonal de la calle 63, entre 13 y Caracas, ahora es una curiosa discoteca.

3. Teatro Cinelandia: Un gran almacén de luces y lamparas, con una enorme bodega, ocupa el lugar del antiguo teatro.

4. Teatro Palermo: Hasta 1993 funcionó este clásico de la calle 45. Hoy es el ‘Palermo Billar Center’.

¿Qué es y busca ‘El Andén’?

El Andén es un provocativo espacio multimedia de Eltiempo.com que revela amplias miradas sobre la Bogotá de nuestros días. Se trata de una nueva y dinámica plataforma digital de la CEET que, con videos, audiogalerías, animación, infografía, música y textos arriesgados, busca tomarle el pulso a esta urbe palpitante. El Andén: pasos de ciudad grande.

MAURICIO SILVA GUZMÁN
DIRECTOR DE CONTENIDO DE EL ANDÉN

Visite No te vayas Chapinero

Read Full Post »

Older Posts »